¿Cómo saber si estás comprando casa a buen precio?

como saber
¿Cómo saber si estás comprando casa a buen precio?

¿Quieres comprar una casa y no sabes si el precio es justo, conveniente o excesivo? En realidad, aunque se trata de una inversión considerable y que probablemente tardes mucho tiempo en completar, comprar una casa no es tan distinto como comprar una blusa o un pantalón: para saber si el precio es justo, tienes que considerar factores como la calidad, la durabilidad y el precio del crédito.

Si estás a punto de tomar esta importantísima decisión, considera estos 5 puntos y así sabrás si el precio de la casa que te interesa te conviene o si es mejor que busques otras opciones.

Valor de la zona

El principal factor que determina el valor de un bien inmueble es el precio del suelo en la zona en la que lo quieres adquirir. Si multiplicas el valor del metro cuadrado por el número de metros cuadrados que tiene la casa que te interesa, te acercarás bastante al precio de la casa.

Para saber esto, basta comparar los precios de otras propiedades que se encuentren en la zona. Puedes hacerlo presencialmente, por teléfono o por internet: visita distintos desarrollos, entra a sitios inmobiliarios, compra un diario con anuncios clasificados, etc. Investiga bien y compara. Ese el primer paso… pero no es el único.

Precio del crédito

Una cosa el precio de la casa y otra, lo que terminarás pagando si la adquieres mediante un financiamiento o crédito hipotecario. Si no tienes suficiente dinero para pagar una casa de contado, necesitarás un crédito, ya sea de una institución pública como el Infonavit o el FOVISSSTE, de un banco o sofol, o bien, un cofinanciamiento que una ambos esfuerzos.

Si ya comparaste los precios de otras propiedades en la misma zona y con las mismas características de la que tienes en consideración, el siguiente paso consiste en calcular cuánto vas a terminar pagando al final de tu crédito. Esta cifra, dependiendo de la tasa de interés, el plazo del crédito y el monto a financiar puede variar mucho. Podrías terminar pagando más tres veces el valor original de la casa si, por ejemplo, la adquieres a través de un crédito Infonavit, a un plazo de 30 años.

Si adquieres un crédito, procura comparar entre las distintas opciones hasta encontrar la que te ofrezca la tasa de interés más baja, las menores comisiones, los mejores seguros y los plazos más convenientes. Es ideal que cuentes con una cantidad importante como enganche de tu casa, pues así, el monto a financiar, es decir, lo que el banco o la institución crediticia te va a prestar será menos y pagarás menos intereses.

Pero incluso si, al final, terminas pagando mucho más que lo que valía tu casa originalmente, puede ser que la inversión te convenga… y eso nos lleva al siguiente punto.

Plusvalía

Si la propiedad que estás adquiriendo se encuentra en una zona en crecimiento, que cuenta con todos los servicios y en la que se tiene proyectada una importante expansión urbana, construcción de universidades o plantas industriales, centros comerciales, autopistas de primera y otros desarrollos inmobiliarios, lo más probable es que la zona suba de valor a un ritmo constante durante muchos años.

Si esto pasa, cuando termines de pagar tu crédito podrías vender tu casa a un buen precio y no sólo recuperar tu inversión sino ganarle un poco. Para que esto sea posible, además del valor de la zona, tienes que considerar otros factores que ayudarán a que tu casa no se devalúe, sino por el contrario, que suba de valor considerablemente.

Calidad de construcción

Lo primero que va a determinar que tu casa conserve o aumente su valor es la calidad con que esté construida. Nadie querrá pagar un buen precio por una casa que se está cayendo. Antes de comprar, asegúrate que la constructora tenga experiencia amplia en el mercado. Visita otros desarrollos de la misma constructora para verificar el estado en que se encuentran las casas. Pídele a tu asesor inmobiliario que te diga con qué materiales está construida la casa que te interesa: los cementos mexicanos, por ejemplo, suelen ser de gran calidad. Revisa la reputación de las marcas de materiales que se utilizaron para construir la casa, así podrás tomar una mejor decisión.

Régimen condominal

Nuestro último punto es muy importante si quieres adquirir una casa en un conjunto habitacional, fraccionamiento o desarrollo inmobiliario. Verifica que cuente con un régimen condominal, pues así tendrás más garantías y más herramientas legales para asegurarte que el entorno urbano se conserve en buenas condiciones.

Mucha gente todavía no entiende la importancia de pagar cuotas de mantenimiento: ¡es muy importante! Porque de esa forma, las áreas comunes, las vialidades, las luminarias, las instalaciones compartidas, las áreas verdes y todo lo que constituye el entorno urbanístico del desarrollo se pueden conservar muy bien pese al paso del tiempo.

Ya por último, pero no menos importante, te recomendamos que, antes de embarcarte con un crédito hipotecario a muchos años, analices si estarás en condiciones de realizar aportaciones voluntarias a capital. ¿Qué significa eso? Que, además de tu mensualidad, un par de veces al año inviertas cierta cantidad de dinero y la abones a capital. Esto hará que la deuda disminuya porque ese dinero no se va a los intereses sino al valor de la casa. Así, los intereses disminuyen en el largo plazo. Quizá te sorprenda saber que, al abonar apenas unos 10 mil pesos por año, el monto que vas a pagar al final puede ser hasta de varios cientos de miles de pesos menor que si no abonas a capital.

Comparar una casa no es muy diferente de comprar ropa, pero sí es mucho más importante, pues se trata de una inversión grande y a largo plazo, así que no dudes en tomarte todo el tiempo que necesites para estar perfectamente informado de que la decisión que estás tomando es la correcta.

Contacto

¿Cómo saber si estás comprando casa a buen precio?

¡Llámanos sin costo
desde Estados Unidos!
+1-866-257-0025

ARTÍCULO RELACIONADO

Tu casa, una inversión Tu casa, una inversión

Si tienes opción a un crédito hipotecario, aprovecha la oportunidad. No importa si no quieres vivir en ella, compra una casa con buenas perspectivas de plusvalía y verás crecer tu patrimonio en unos años.



Ban